¿Qué es Amazon Web Service?

¿Qué es Amazon Web Service y para qué sirve?

¿Para qué sirve? ¿Qué diferencia tiene con un VPS o un servidor dedicado? Todo esto me preguntaba yo hasta hace poco. Claro está que puedes ir a su web y empaparte de todo como he hecho yo, sin embargo, es tanta la funcionalidad que ofrecen, y es tan diferente a todo lo demás que cuesta hacerse una idea de un vistazo de lo que es.

Pues bien, Amazon Web Service, en adelante AWS, no es más que un conjunto de servicios web en la nube que te permiten hacer casi de todo, desde alojamientos web, aplicaciones empresariales, pasando por bases de datos, backups, etc, etc. Por lo que yo he aprendido, diría que está pensado para ofrecer servicios a grandes empresas o grandes proyectos en internet.

No está enfocado a un alojamiento web sencillo

Si quieres hacerte un blog con alojamiento propio y estás pensando en AWS, te sugiero que cambies de opinión y busques opciones más sencillas y económicas. Aún así, te animo a seguir leyendo el artículo, nunca está de más aprender algo nuevo.

El Concepto

Se pierde el concepto de contratar un servidor compartido, un servidor virtual o un servidor dedicado. AWS se basa en una serie de servicios que el usuario puede elegir según sus necesidades y que no están atados a ningún servidor. La idea es que a más recursos necesita el usuario, más recursos obtiene. La primera ventaja que se desprende es que pagas por lo que consumes, sin tener así una máquina sobredimensionada desperdiciando recursos. Ponte además en el caso de que tu proyecto crece rápidamente y necesites un cambio de servidor con sus respectivas migraciones, instalaciones, etc… en AWS este problema no se te va a plantear nunca; la flexibilidad que ofrece es precisamente la principal ventaja que tiene frente a otras alternativas.

Instancias y Amis

Una vez tienes tus servicios dados de alta en tu cuenta, entran a escena las instancias. Una instancia en AWS es una especie de servidor virtual que asocias a tu servicio. En este punto puedes crear instancias basadas en cualquier sistema operativo desde cero y con una configuración totalmente abierta. Básicamente se trata de hacer tu instancia, asignarle una IP Elástica, un par de claves (Key Pairs), un grupo de seguridad y listo, ya tienes un servidor en la nube. Ya…no es sencillo, pero no te preocupes, pondré un tutorial paso a paso en otro artículo.

Una AMI es una imagen de una instancia. Es muy útil ya que puedes configurar una instancia, instalarle lo que necesites y crear la imagen. Esa AMI que te crees estará disponible para crear una instancia a partir de ella en pocos pasos. Hay una comunidad en Amazon donde puedes buscar AMIs preparadas para según qué cosas. Por ejemplo, preparadas para dar un servicio web.

El Precio

Sin embargo no todo van a ser buenas noticias compañero. Ya decía antes que pagas por lo que consumes…pero claro, este precio es muy elevado si lo comparamos con cualquier VPS medio decente. Además de que te cobran por cada servicio que requieras por separado, tienen un sistema de facturación por hora. También hay muchas modalidades de precio, atendiendo al tamaño de tu proyecto, al sistema operativo que hayas escogido, a la región donde opere AWS, etc. Para hacerte una idea, escogiendo un sistema libre tipo ubuntu, con el espacio más pequeño contratado (tipo VPS sencillo), te facturan 0,085$ la hora, que al mes suponen 63,75$ y al año 765$. Ahora entiendes porque te he dicho que si querías hacerte un blog con alojamiento propio esta no era tu solución, ¿verdad?.

Un Ejemplo

Para hacer todo esto un poco más palpable, vamos a poner un ejemplo. Vamos a imaginar que necesitamos un alojamiento web, que cuente con un respaldo seguro y automatizado, que se pueda monitorizar y sea autoescalable.

Tras empaparnos bien de los servicios que ofrecen, ¡nos damos cuenta que necesitamos tan sólo cuatro!

  • Amazon EC2

Es el servicio principal, equivale a tener un servicio de hospedaje. Con este servicio puedes crear instancias, nuevas o de AMIs existentes y gestionar tus servidores virtuales como lo harías con cualquier otra alternativa. Para ciertos sistemas operativos y el sistema más pequeño, te dejan un año gratis de prueba. Esto sí que es interesante…aunque cuando se cumpla ese año, te toca pagar o volver a un hosting tradicional. ¿Volver? ¿Cómo? Ese cambio puede resultar problemático…

  • Elastic Block Store (EBS)

Es un disco duro que se asocia a una instancia creada en Amazon EC2. Ofrece algo tan preciado como un backup automático. Este lo tienes que pagar por disco duro ocupado, sin embargo y en contra del anterior, no es nada caro.

  • Amazon CloudWatch

Este servicio monitoriza todos los aspectos de las instancias. Puede ser gratis si te conformas con lo mínimo, pero es como todo, si quieres ampliar funcionalidad te toca pagar.

  • Auto Scaling

Este sistema es imprescindible si te quieres beneficiar de la flexibilidad de AWS. Te permite tener autoescabilidad según crezca el sistema.

Meneame en AWS

¿Te suena Meneame? Pues ellos están alojados bajo AWS. En el enlace puedes ver cómo se planificaron y cómo contrataron lo que necesitaban. A ellos le importa mucho la escalabilidad y la seguridad, así que considero que es una buena opción.

La conclusión es la que comenté al principio, para un gran proyecto en internet SÍ, para un blog personal o una web de una Pyme, NO.

Quiero dejar también un enlace hacia ikhuerta, un blog que me aclaró bastante en mi inicio todo este lío.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.